Gaby Goldman, Omar Calicchio y Aaron LeeVerace a beneficio.

MADRID.- El Parque del Retiro está oscuro y el frío entumece los huesos. En un rincón de este predio de oxígeno, hay una sala, junto a una bellísima biblioteca vidriada. La gente hace fila para ingresar en un espacio de luz y de calor donde sus dedos, al son de los aplausos, cobrarán vida. Tres virtuosos de las artes ofrecen su tiempo y su don con un fin benéfico en un espectáculo diseñado con célebres tangos.

El maestro Gaby Goldman, Omar Calicchio, en su ovacionado debut en un escenario madrileño, y Aaron LeeVerace, violinista eximio, le dieron vida al emotivo Según pasan los tangos. Además, Silvia Luchetti, invitada a esta gala, llevó su encanto y su voz magnética.

“Pedacito de cielo” fue la encargada de abrir esta función, a la que le siguió “Como dos extraños”, “El choclo” y “Malena. Calicchio, gran maestro de ceremonia, acercaba a un auditorio, en su gran mayoría español, rasgos expresivos de un género musical, sin solemnidad, con un despliegue histriónico de su arte. También hubo momentos nostálgicos, como el recuerdo de la infancia de Calicchio, quien insistía a sus maestras de la escuela Alfonsina Storni, de Liniers, para que le dieran un papel en los actos y fiestas. Este recuerdo abrió un paréntesis de los tangos para darle pie a la zamba “Alfonsina y el mar”.

Astor Piazzolla tuvo también su homenaje con “Adiós Nonino”. En este momento del espectáculo, los intérpretes jamás podrían saberlo, un público muy joven, niños de pocos años, con sus cascos de bicicletas, los escuchaban fuera de la sala, inmóviles, como encantados con el hechizo de la música del Río de la Plata. “Uno”, “Volver” y “El firulete” pusieron fin a esta velada con un espectáculo a beneficio de Arte que Alimenta, en la biblioteca Eugenio Trías, un concierto de una impecable calidad donde estos artistas se convirtieron en los mejores embajadores culturales de la Argentina en España.

Fuente: La Nación


Un trío de talentos en Madrid: Goldman, Calicchio y LeeVerace